La Cirugía estética del esqueleto facial corrige el perfil y la asimetría facial.

Engloba las áreas prominentes del rostro como la frente, la nariz, los pómulos (hueso malar) y el mentón. La armonización del perfil facial supone medidas que modifiquen estas zonas, bien reduciéndolas o aumentándolas.

¿Qué es la Cirugía Estética del Esqueleto Facial?

Los avances en cirugía del esqueleto facial desarrollados originalmente para la reconstrucción facial, pueden también aplicarse a la cirugía estética.

El esqueleto facial es un componente importante de la apariencia del rostro y puede ser modificado mediante técnicas de cirugía craneofacial habituales. Así, la prominencia de los huesos faciales se puede aumentar o disminuir mediante el aumento o disminución de su altura, ya sea con implantes faciales o injertos faciales o cortando y haciendo avanzar o retroceder el hueso.

El Cirujano Maxilofacial Dr. Riba y su equipo son especialistas en Cirugía Estética del Esqueleto Facial.

Cirugía estética del esqueleto facial

Cráneo

Cráneo

Signos y Síntomas: Asimetría craneal, defecto de cráneo.

Tratamiento: Modelación por reducción o aumento (en defectos parciales aumento con cemento ó transplante de hueso local), reconstrucción de defectos totales con implantes individuales.

Cavidad ocular y órbita

Cavidad ocular y órbita

Signos y Síntomas: Malformación congénita, defecto adquirido (por tumor ó trauma), ojos “salidos” en hipertiroidismo, vista doble por afección de la cavidad orbitaria.

Tratamiento: Corrección de la orbita con injertos óseos ó movilización de la cavidad orbitaria, reducción de grasa orbitaria (en hipertiroidismo).

Pómulos

Pómulos y Hueso Malar

Signos y Síntomas: Malformación congénita, defecto adquirido.

Tratamiento: Reconstrucción con injerto óseo, alargamiento óseo, reconstrucción de tejidos blandos sobre los pómulos a través de inyección de tejido graso.

Maxilar Superior

Maxilar Superior

Signos y Síntomas: Cara larga, maxilar prominente, maxilar retraído.

Tratamiento: Avance ó retroceso de maxilar con Cirugía Ortognática.

Mandíbula

Mandíbula

Signos y Síntomas: Mandíbula prominente o mandíbula corta.

Tratamiento: Avance ó retroceso mandibular con Cirugía Ortognática.

Mentón

Mentón

Signos y Síntomas: Mentón prominente o subdesarrollado (pequeño).

Tratamiento: Avance ó retroceso de mentón (corrección vertical) através de acceso intraoral (através de la encía) sin incisión de la piel.

“El esqueleto facial define las proporciones de la cara, los tejidos blandos el contorno facial”

Las deformidades dentofaciales podemos dividirlas en: congénitas y adquiridas

1. Congénitas

Las deformidades dentofaciales congénitas incluyan aquellas que están presentes desde el nacimiento. La más común es la conocida como fisura labiopalatina, causada por la fusión incompleta de las dos hemimaxilas y hemilabios durante el desarrollo intrauterino.

Otras no tan habituales son las conocidas como disostosis craneofaciales, causadas por la fusión prematura de diversas estructuras del esqueleto craneofacial, entre ellas algunas como el síndrome de Crouzon y de Apert.

2. Adquiridas

En esta agrupación distinguimos 4 grupos distintos según su etiología:

  • Las deformidades provocadas por traumatismos faciales aparecen en un momento concreto de la vida del paciente. Esta alteración ha dismunuido notablemente en Occidente, gracias al uso obligatorio del casco y del cinturón de seguridad.
  • Deformidades de origen tumoral. Varios tipos de neoplasias condicionan patrones malformativos diversos, y la cirugía realizada para tratarlas provoca también malformaciones, y su reconstrucción se incluye en la denominada “Cirugía Reconstructiva Maxilofacial”.
  • Las anomalías del desarrollo, causadas por un insuficiente o excesivo desarrollo de uno o varios elementos del esqueleto facial que si afectan a maxilar y/o mandíbula provocan alteraciones oclusales.
  • Atrofia de los maxilares secundaria al edentulismo. La pérdida precoz de piezas dentales causa a medio plazo una atrofia progresiva de las bases esqueléticas –sobre todo del maxilar-, que también provoca asimetría facial.

Con la Cirugía Estética del esqueleto facial, la posibilidad de conseguir resultados naturales es considerar las proporciones del rostro como un todo.